I
Simulador
I Concurso de Periodismo de Aurora.

Se saca a votación las propuestas de los participantes del I Concurso de Periodismo de Aurora.

[b]MME: Al servicio de la actividad[/b] (Asier)

Usted, a no ser que viva bajo una cueva o vote a los partidos sin leer sus programas –porque todos los partidos presentan programa, ¿verdad? – habrá notado sin duda que los candidatos usan con ligereza pero pomposamente la muletilla por la actividad. La principal preocupación de nuestros gobernantes ha venido siendo, secularmente, fomentar la actividad. Crear movimiento económico. Hacer que los novatos se queden en Aurora, atraídos por nuestro simulador.

Por la actividad es ya una premisa vacía, porque todo vale en su nombre. Y no quiero sino destacar la tristeza y desolación de esta realidad. En un simulador que se autodenomina político, asumimos que es bueno dejar de hacer política para que esto sea más liviano, más sencillo. Los exámenes pagados deben dar – ¿la dan? – actividad económica. ¿Por qué iba la izquierda oponerse a tan clarísima mejora?

El mensaje está claro. En un simulador que se autodenomine político, no hay nada más necesario que quienes lo habiten discutan y luchen por la consecución de sus intereses para con la sociedad. La construcción de una sociedad sin conflicto no es sino la muerte de la política, y con ella, de la verdadera actividad.


[b]Barra libre de Privilegios[/b] (Chiribito)

Tras la reciente sentencia del juzgado de paz, se consagra el uso libre de cualquier privilegio por parte de cualquiera que lo tenga, con tal de que lo que se haga haya de hacerse, no importando si se tiene competencia para ello no.

Esto implica que un policía puede realizar arrestos de una hora en lugar de los jueces, el presidente o el vicepresidente pueden modificar exámenes por encima del decano y los profesores, con tal que de que sea urgente y necesario, el presidente del congreso o el coordinador del rol pueden moderar el foro en lugar de la policía, etc.

Un totum revolutum de privilegios a disposición del mejor postor con tal de tenerlos y que lo que hagan sea necesario y no dañe a nadie, sin importar la legalidad de quien debe hacer las cosas, o que el mismo acto sea una ilegalidad en sí mismo; un supuesto "bien común" por encima de las leyes.

¿Cómo llamaremos a este modelo de ejercicio de los privilegios supralegislado por la justicia? ¿Transversalidad i/a/legal?

Opinen señores, que de momento, y hasta que haya sentencia en contra, la libertad de expresión está reconocida como derecho en la constitución.


[b]Sociedad sedada, nación duplicada[/b] (Lord_Fyodor)

Estado de Aurora es lo primero que leemos al entrar en nuestra bella nación, pero no somos un Estado, no uno. En un constante empeño por anular – para lo que interesa – todo tipo de conflicto, que trasciende toda lógica, nuestros padres constitucionales han duplicado el Estado, eliminando su esencia.

Cuando la sociedad aurorense se planteó la incorporación del rol a la actividad del simulador, los grandes ideólogos del arte de no hacer nada, varios de ellos cuestionados sobre la legalidad-moralidad de sus actividades financieras, se opusieron. Mucho más cómodo ha de ser pasar el día hablando con animales y llamándolo rol, o convirtiendo las cuentas públicas en un El Dorado particular.

Atrevámonos a tomar una decisión por una vez, para evitar construir nuestro Estado sobre la base de un parche diseñado para quedar bien con todo el mundo. Tomar una decisión clara y firme, a favor del rol, y asumir las consecuencias positivias o negativas que de ella se deriven.


[b]Leyes, ¿sirven para algo?[/b] (Histor)

Aurora se autodefine como simulador político, aunque realmente ni hay simulación ni hay política. La dinámica general se basa en la redacción (o copia) de normas de convivencia que constituyen verdaderos dogmas. De hecho, ser un reformista equivale a ser un antisistema. Las leyes se debaten, a veces hasta con argumentos, se votan, se recurren y se derogan. Pero a parte de para generar una (falsa) imagen de actividad política, ¿sirven las leyes para algo?

Sinceramente, no. Existen toda una serie de principios consuetudinarios que son los que realmente rigen el funcionamiento de la estructura socio-política. La mayoría cree que son los que están en las leyes, aunque en muchos casos no es así y los mismos que las propusieron se llevarían las manos a la cabeza si se ejecutara literalmente lo que estas dicen.

Todavía recuerdo aquella etapa dorada en la que no había ni constitución ni leyes. El gobierno era sencillo, la participación ciudadana increíble y la opinión mayoritaria del pueblo la última instancia por la que se regían las cosas. Nunca antes habíamos estado tan cerca de los principios que originaron VirtualPol, pero era mejor cambiarlo todo para que nada cambiara.

Debate: aquí.

¡Difunde este resultado!  
Resultado
Escrutinio
EscrutinioVotos
Leyes, ¿sirven para algo? 4 44,44%
 
MME: Al servicio de la actividad 3 33,33%
 
Sociedad sedada, nación duplicada 1 11,11%
 
Barra libre de Privilegios 1 11,11%
 
En Blanco3
Legitimidad: 12 votos, 1 autentificados.
Validez: OK 100,0%
Validez
Argumentos